De relatos, anécdotas y de cómo nació una famosa ranchera. Por Gladis Argañaras

    Author: Tito Naddeo Genre: »
    Rating

    De relatos, anécdotas y de como nació una famosa ranchera.

    Con el permiso de historiadores, tradicionalistas e investigadores Madariaguenses, vamos a intentar hacerles un pequeño homenaje a su pueblo y a su gente.

    Después de todo, ambos pueblos, tenemos una misma raíz histórica que arranca antes de la creación del viejo Partido de Monsalvo.

    Todo comenzó con la solicitud de nuestra amiga Liliana Madrid para que investigáramos si existía la letra de la ranchera “Los Gauchos de Madariaga.”


    Inmediatamente nos pusimos en contacto con la Subsecretaría de Cultura, Educación y Turismo de Maipú en la persona de su Director de Cultura el Sr. Fabián Maya, quien solícitamente se puso en contacto con sus pares de Gral. Madariaga y uno de sus colaboradores, el Sr. Jorge Gustavo Dos Santos, nos remitió la letra solicitada.

    A partir de ahí, la distribuimos y otra amiga, esta vez desde City Bell, pero madariaguense de corazón, nos envió esta anécdota que pasamos a relatar.

    Con la entrada Pulpería Santa Isabel me hicieron recordar una anécdota que tengo de pequeña con un almacén de Ramos Generales o pulpería ubicado en Estación Monsalvo.


    Allí, un día, quedó mi mascota: "un corderito" se llamaba Marito, se lo regalaron a mi papá recién nacido y lo crié a mamadera, pero...como vivíamos en La Plata y no teníamos espacio, cuando creció, papá en un primer intento le puso cuchillo al cuello y por suerte se arrepintió.

    Sólo les quedaba regalarlo y así lo hicieron muy a pesar mío. Viajamos a Madariaga en una camioneta Mercedes Benz mod. 52, que era de papá y recuerdo que tenía en la parte trasera como una especie de sótano al cual se le levantaba la tapa y luego nos sentábamos.

    Pues allí, viajamos Marito y yo. Al llegar al boliche, parada obligada de nuestros viajes, lo atamos en la cancha de bochas y nunca voy a olvidar cuando nos íbamos, el cordero se quedó balando y yo.... ni hablar. ¡Cómo lloraba!, tenía 5 ó 6 añitos y papá me quería conformar diciéndome que Marito se casaría con una oveja del dueño del boliche, jajja!!

    Yo lloraba más porque no quería que el cordero tuviese novia!!

    Claro, el viejo se inspiró en ese cuento chino porque vio una oveja negra que era, según me dijo, quien oficiaría de cura en la ceremonia. Cuando regresamos a Monsalvo Marito ya no estaba, según dicen los voceros, comió un yuyo envenenado.

    - Ma´ que yuyo se lo pusieron en el asador...

    Desde ese día no comí más cordero.

    - Ahora muero por un lechón al asador jajja!!





    ¡¡Gracias!! Gladis Algañaras por tu recuerdo y por tener siempre presente en él, a Gral. Madariaga
    Sin lugar a dudas, la canción que más contribuyó a conocer Gral. Madariaga, estima Zalguizuri, en el libro, “Madariaga, su historia y el país” fue aquella ranchera titulada “Los Gauchos de Madariaga”

    Una tarde del año 1923 el guitarrista y compositor Mario Pardo (*), en una de sus recorridas habituales por Gral. Madariaga se encuentra con un grupo de jinetes de regreso de sus trabajos de la Feria ganadera local, allí nace la idea, que de regreso a Buenos Aires plasmaría en su célebre ranchera “Los Gauchos de Madariaga”.

    Sigue contando Zalguizuri, cómo conoció personalmente a Pardo, circunstancias en que el autor de la querida ranchera le reveló las causas que le impulsaron a componerla.

    “En noviembre de 1973 recibimos la visita de Don Mario A. Pardo a quien acompañaba don Santiago Rocca, espíritu de excelencia con cuya amistad nos honramos. Fue en esa ocasión que Pardo reveló a muchos madariaguenses las circunstancias que inspiraron la música y sus versos.

    En esa oportunidad Pardo aprovechó para agradecerle a Zalguizuri que se debiera a él la sugerencia de haber adoptado su célebre ranchera como música oficial de la Primera Fiesta del Gaucho, que como se recordará, llevó por nombre “Amojonando tradiciones tuyuseras”.
    --------------------------------------------
    (*): Mario Pardo no sólo ha sido un compositor inspirado y feliz, sino un gran maestro de la guitarra. Quizás el grado mayor de reconocimiento que le ha tributado el mundo musical argentino esté dado por la circunstancia de haber dirigido en el Teatro Colón de Buenos Aires un conjunto de cien maestros de la guitarra en una velada de gala.
    Finalmente, y como un homenaje a Gral. Madariaga, aquí está la letra original de la ranchera:
    (Recitado, sin canto)

    Ya roncan los acordeones
    y la boca se me hace agua,
    ranchera del buen compás,
    mostrando lo que es capaz
    un gaucho de Madariaga.

    (Canto)

    Lindo pago Madariaga
    con su paisanada,
    su gauchaje flor.
    Llevales con mi ranchera
    la expresión sincera
    de mi estimación.
    Morochita de ojos negros
    que, con tus hechizos,
    me han engualichao.
    Ya no tengo paz ni calma
    sólo pienso mi alma,
    estar a tu lao.

    Parte de esta letra, con el correr de los años, fue cambiada por el autor, pero…esa es otra historia que quedará para la próxima.



    _-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
    Bibliografía consultada: “Madariaga, su Historia y el País”. Por Abelardo Costa.


    Y nuestro agradecimiento a: Jorge Gustavo Dos Santos desde la Secretaría de Cultura y Educación de Gral. Madariaga.
    Fabián E. Maya Director de Cultura de la Municipalidad de Maipú
    Gladis Algañaras y su recuerdo
    Liliana Madrid porque gracias a su solicitud conocimos estas hermosas vivencias de nuestra gente.


                                                                                                 Septiembre de 2009

    Leave a Reply

    Un paseo por el Museo Kakel Huincul

    Canal El Amigo

    Pequeños relatos, cuentos y anécdotas que hacen a nuestra historia lugareña,a lo largo de los últimos años.