Familia Cabrera, un espacio en la historia de Maipú. Por Juan R Naddeo y Oscar Fantini

    Author: Tito Naddeo Genre: »
    Rating

    (El misterio de la lápida encontrada)


    Por Juan R. Naddeo y Oscar Fantini.


    Don Rudecindo Cabrera

              Los aullidos de los indios se escuchaban alejándose de la Rosa del Sur, marcaban la decadencia y marchitez de la Rosa; 600 animales se llevaban los indios de Calfucurá, al oeste para el lado de la Sierra de La Ventana, buscando sus toldos donde descansarían para encarar la rastrillada a Chile y vender las vacas robadas a un paisano, que tendido junto a su hijo en los campos de Tres Arroyos, habían pagado, lanceados, su sueño de encarar un proyecto familiar nacido en Monsalvo.

              Don Segundo Cabrera y su hijo Pedro Sábas, son los dueños de estas osamentas, cerquita andaba otro hijo Rudecindo, que enlazado por los indios, se salvó gracias a su cuchillo de cuerear, bien afilado, cortando el lazo y huyendo entre los pastos, temblando de miedo y bronca.

              Rudecindo va a recuperar los cuerpos de su padre y hermano, para enterrarlos en los pagos de Monsalvo, de dónde habían salido para arriesgar su capital.

               La familia Cabrera es el grupo familiar más grande y extendido por todo el país, surgiendo dos ramas derivadas de Jerónimo Luis de Cabrera (fundador de Córdoba), y su hermano Antonio Luis de Cabrera, llegados a nuestro país en forma directa en el primer caso, e indirecto en el segundo, producidos en el siglo XVI, con el proceso de llegada de españoles y poblacn del territorio a las que se fueron sumando otras provenientes de la Península Ibérica.

              La familia Cabrera aludida en el presente caso se radi en el Partido de Monsalvo cuando este territorio había perdido el contacto con los malones indígenas, desplazados hacia el oeste y sudoeste de la Provincia. La Provincia de Buenos Aires, ya comenzaba a recibir una población, basada en inmigrantes europeos españoles, franceses e italianos, a los que se sumaban pobladores de provincias como Córdoba, Santiago del Estero. En este ámbito rural, se desarrollaban actividades acordes con la cría de ganado equino, ovino y bovino, inmersos en el proceso económico de desarrollo de la ganadea, que buscaba explotar las riquezas, que en forma natural se daban en el sudeste bonaerense. El establecimiento de los Cabrera, generó un arraigo en esta tierra, que se transformaría en identificación con este sistema de vida, con los medios de comunicación existentes y las relaciones establecidas a través de las distancias.

              El Cabrera aludido en esta historia había nacido en San Nicolás de los Arroyos, hacia fines de 1824, hijo de Ramón Cabrera y Cándida Perez. Muy joven se trasladó a tierras de Chascomús, donde contrae enlace el 5 de julio de 1848 con Josefa Moreno, con lque tendrán una numerosa familia, radicándosposteriormente en la zona, verifican-dose estos datos polos bautismos de sus hijoen Dolores.

    Sus hijos fueron:

    Luis Domingo, nacido en Chascomús en 1850;

    Pedro Sabás, nacido en 1851,

    Rudecindo, nacido en 1852;

    Agustina, nacida en 1854

    Marcelino, nacido en 1858;

    Clara, nacida en 1859;

    Serapio, nacido en 1860;

    Ciriaco y Pedro José, nacidos en 1863;

              En 1869 Segundo Cabrera, figura en el Primer Censo Nacional, como capataz de Campo, con 49 años, trabajando en el Establecimiento de Lonkoy, hoy partido de Gral. Madariaga, cuyo propietario era el Sr Herrera, luego se trasladaron a las Lomas de Machado, en el mismo partido, donde adquirieron campo.

              Pocos años después, utilizando las franquicias que otorgaban en el sudoeste de la provincia, adquirió terrenos provenientes del régimen de Enfiteusis, otorgado desde la década de 1820, a los efectos de colonizarse y poblarse.

            

              La familia Cabrera es el grupo familiar más grande y extendido por todo el país, surgiendo dos ramas derivadas de Jerónimo Luis de Cabrera (fundador de Córdoba), y su hermano Antonio Luis de Cabrera, llegados a nuestro país en forma directa en el primer caso, e indirecto en el segundo, producidos en el siglo XVI, con el proceso de llegada de españoles y poblacn del territorio a las que se fueron sumando otras provenientes de la Península Ibérica.

              
             


    En esta mención se transcribe documentación de la Historia del Partido y Localidad de Coronel Dorrego (antes conocidas como Tres Arroyos), en la que se registran los traspasos del campo, a partir de 1875.


    En la gráfica del plano anterior se registra cronológicamente los traspasos del campo de la familia Cabrera.


           

    En este plano se registra la posesión de la sucesión, obsérvese la posición del campo, a orillas de un arroyo denominado Arroyo del Indio.



    Una familia tan numerosa tuvo integrantes destacados en la historia local y regional, uno de ellos Domingo, nacido en Chascos, se traslada a los 17 años a la zona de Lonkoy (Gral. Madariaga), viajando asiduamente a la Rosa del Sur, hasta la muerte de su padre y su hermano. Posteriormente se instala en las denominadas Lomas de Cabrera, declarando haber conocido a Pastor Luna, en la Porfía de José M. Areco. Domingo explica: “ Pastor Luna no era el gaucho malo, que pretendían retratar en esa época. Tuvo sus peleas frecuentes, y hasta se enfren a la policía. Pero todo cambia cuando supo que habían detenido ,procesado y fusilado a Pastor por haber asesinado y degollado a un paisano de la zona. Esto ocurrió en las inmediaciones de la laguna de Kakel Huincul , hacia 1871, en tiempos que mandaba Matías Ramos Mexia . (Periódico “El Argentino de Gral Madariaga, 1932.)

    Domingo fue varias veces Intendente Municipal, del Tu en reconocimiento a sus virtudes, junto a otros cargos públicos importantes. En 1907, cuando se funda el pueblo de Gral. Madariaga, Domingo fue el primer Intendente Municipal, alejándose posteriormente de la función blica, habiendo instalado  las autoridades del pueblo, períodos en los que su patrimonio se redujo a la nada, habiendo cumplido su palabra empeñada y fiel a los amigos.

    Otra de las hermanas Cabrera, Agustina, nacida el 5 de mayo de 1854, fue bautizada el 12 de noviembre del mismo año en Dolores. A los 29 años contrae matrimonio con un vecino de Maipú: Alberto Vannelli, italiano, radicado en este medio


              En esta ficha del Censo Nacional de 1895, censada por el propio Vannelli, se destacan los datos del matrimonio: Alberto Vannelli, 46 años, laboralmente se desempeñaba como labrador, sabe leer y escribir, es propietario, y Agustina Cabrera, 40 años, sabe leer y escribir y es propietaria.

              Villa Vannelli, es el nombre de un Barrio actual de Mai, lleva ese nombre por haber sido este el donante de sus quintas en lotes.
    Alberto Vannelli, fue integrante y presidente de la Sociedad Italiana de Maipú en los períodos 1908 a 1910, 1912, 1913, 1916 y 1917, desempeñándose también como comerciante y constructor, además de lo declarado en el Censo. Fallecido en 1920, tuvo un homenaje de la colectividad italiana, que trasladó el busto elaborado con mármol de Carrara, que se encontraba en el cementerio local, al lugar actual, frente a la Plaza Quintana, luciendo las medallas otorgadas por el gobierno italiano en las campañas militares de 1866 y 1870, que lograron la independencia y formación del Estado Nacional Italiano.



    Busto   de Alberto Vannelli, esposo de Agustina Cabrera, en el barrio del mismo nombre. 
              

            Los restos de don Segundo Cabrera y Pedro Sabás Cabrera , fallecidos en Tres Arroyos, a mano de los indios de Calfucurá, fueron rescatados por su hijo Rudecindo, que trasladó sus restos a Maipú en 1876, cuando el pueblo no tenía entidad política. Habitado por sus primeros pobladores, sin infraestructura urbana, pero con servicios religiosos, y una pequeña capilla.

              Vecina a esta, se dieron cristiana sepultura, en los terrenos que hoy se ubican en el patio de Carruajes del Museo Kakel Huincul, hasta tanto se construyera un cementerio, cuando esta localidad tuviera una entidad urbana.


    Restos de la lápida perteneciente a los caídos en lucha contra los indios el 18 de marzo de 1876, y enterrados en el campo lindero a la capilla de Maipú. Archivo del Museo Municipal Kakel Huincul de Maipú.

              
              Cuando Enrique Cabrera, descendiente de don Segundo, llega a nuestro pueblo en la squeda de sus antepasados y de su identidad se logró desentrañar el misterio de la lápida que, desde hace 40 años, se guarda archivada en el Museo Municipal. Los restos de los Cabrera, descansan en el cementerio local, como final de una familia, que supo mantener su identidad relacionada con Monsalvo. Este relato de la lápida, es una de las historias de Maipú, que el edirector del Museo Iver E. Gramigna, supo explicar a los que vivimos pendientes de la historia local.




    BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES CONSULTADAS

    -Archivo del Museo Municipal Kakel Huincul de Mai.

    -Cabrera Enrique, entrevista a descendiente de don Segundo Cabrera.

    -Carmona Binayán Narciso: Historia Genealógica Argentina, Emecé Bs. As, 1999,

    Pág 172;

    -Documentación extraída de Geodesia, Provincia de Buenos Aires;

    -Gramigna Iver Eard, Por los Pagos de Monsalvo Tomo I y II, 1978,

    -Periódico El Argentino, Gral Madariaga, Edición Año 1932;

    -Santarone Carlos, en Publicación El Amigo del Museo Municipal Kakel Huincul,

    “La Historia del Barrio Villa Vannelli


    Leave a Reply

    Un paseo por el Museo Kakel Huincul

    Canal El Amigo

    Pequeños relatos, cuentos y anécdotas que hacen a nuestra historia lugareña,a lo largo de los últimos años.