Gregorio Varela - Reportaje diario Aquí Maipú

    Author: Tito Naddeo Genre: »
    Rating

    Reportajes olvidados.
    Gregorio Varela.

    Imagen ilustrativa para el presente reportaje. Se trata del atleta Delfo Cabrera.

                Nuestro reportaje de hoy cuenta con la entrevista a un hombre que hace más de cincuenta años practicó atletismo en nuestro medio y en la Capital Federal. Por cierto que su nombre no tuvo resonancia, apenas unos triunfos en Buenos Aires y otros tantos en Maipú, sirven como tarjeta de presentación. 

                Aquellos años eran muy difíciles para cualquier deportista, por eso y como premio a tantos sacrificios nosotros queremos agradecer en parte lo hecho por él. Vamos al diálogo.

    Gregorio Varela de setenta años, los cumplirá próximamente. Nacido en Maipú tiene cuatro hijos, uno de ellos conoce el halago del aplauso, ya que representó en varias oportunidades a Maipú corriendo automóviles.

    P: ¿En qué año comenzó a correr?
    G.V: Fue allá por el año 1917, en una maratón organizada por un diario capitalino.

    P: ¿Cuéntenos cómo le fue?
    G.V: Yo no tenía absolutamente nada, ni siquiera zapatillas, para esa carrera, me compré un par de alpargatas… y…. Así me fue, me sacaron unas ampollas bárbaras que me obligaron a abandonar, la experiencia me sirvió de mucho. Al año siguiente volví otra vez y pude clasificarme entre los catorce primeros. Aquí en Maipú, hice mi presentación en el año 1919.

    P: ¿En qué año comenzó a practicarse el atletismo en nuestro medio?
    G.V: Yo conocí a un muchacho llamado Otamendi, que muchos años antes de eso había practicado ese deporte, un velocista muy bueno, creo que se llamaba Ricardo.

    P: ¿En qué otra oportunidad se presentó a correr?
    G.V: En Dolores, Las Armas y posteriormente en Maipú, en el año 1924. Recuerdo que en una oportunidad me hicieron correr por plata y perdí. Para esa competencia me fabriqué unas zapatillas de badana o algo parecido, que tampoco me dieron resultado, pues con la transpiración del pie, me resbalaba continuamente. También corrí en el Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires ganando una serie de doscientos metros. En esa oportunidad estuvo presente el presidente de la Nación que era Alvear. Fue en 1924. Siempre corrí en forma particular, sin representar a ninguna Institución. También gané en salto en largo sin impulso, salto en alto y salí segundo en la final de doscientos metros. Eso fue aquí en Maipú.

    P: Cuéntenos alguna anécdota de su carrera deportiva.
    G.V: Sí, fui a correr una maratón a Buenos Aires y al llegar a la pista de Club Gimnasia  me pasó un corredor, faltando cincuenta metros le desconté los diez metros que me llevaba y alcance a ganarle sobre la raya. Recuerdo que la gente me aplaudía mucho, por esta acción. En esa oportunidad representaba a Sport Club Jorge Newbery de Buenos Aires.

    P: ¿Cuál fue el mejor tiempo suyo en los cien metro?
    G.V: No recuerdo bien, pero creo que once segundos cuatro quintos. En salto en largo sin impulso logré tres metros ochenta centímetros.

    P: ¿Cuál fue su ídolo?
    G.V: Ángel Entrecasa, un corredor de medio fondo, muy bueno.

    P: ¿En qué año abandonó usted la práctica?
    G.V: En el año 1929. Seguí practicando hasta los treinta y cinco años, más o menos.

    P: ¿Siempre le gustó el atletismo?
    G.V: Sí, siempre estoy al tanto y me gusta leer las revistas deportivas.

    P: ¿A usted le agrada que su hijo corra en automóviles?
    G.V: Me gusta todo lo que sea velocidad. Yo también supe correr en bicicleta en alguna oportunidad. Fue cuando corrían los Passini. Pero más que todo me gusta el atletismo, considero que es un deporte de mucho sacrificio. Yo digo, “deporte pobre.”

    P: ¿En Maipú, quién le ganaba a usted en aquellas épocas?
    G.V: Paco Sosa.

    P: ¿Qué otros corredores corrían aquí en esos años?
    G.V: Quinteros, Laportilla, Chiaramondía.

    P: ¿De que trabajó toda la vida?
    G.V: Fui oficial de herrería, siempre trabajé en el campo.

    P: ¿El mejor recuerdo de su vida, fuera del deportivo?
    G.V: Fue allá por 1910 cuando se festejó los cien años de la Declaración de la independencia. Se corrió carreras de sortijas en bicicletas, hubo unos desfiles muy lindos. La Banda recorriendo la ciudad, fue todo un acontecimiento.

    Nos despedimos agradeciendo las atenciones de la familia Varela, amantes de la velocidad.

                                                   (Diario Aquí Maipú – 1968)

    Leave a Reply

    Un paseo por el Museo Kakel Huincul

    Canal El Amigo

    Pequeños relatos, cuentos y anécdotas que hacen a nuestra historia lugareña,a lo largo de los últimos años.