Biografía de Don Gregorio Alzaibar - Por Elena Fahey

    Author: Tito Naddeo Genre: »
    Rating

    BIOGRAFÍA DE DON GREGORIO ALZAIBAR.

    Por Elena Fahey      




    (Gran parte de las biografías de maipuenses que posee esta biblioteca se deben a los buenos oficios del Sr. Jorge Ávalos, ya desaparecido, que desde su puesto en el Museo, se dedicó a gestionarlas logrando de este modo incorporarlas al patrimonio de nuestra Asociación y del Museo.)

                Nació el 21 de setiembre de 1892 en Mercedes, República Oriental del Uruguay.  Hijo de una familia patricia de ese país.  Su padre Almanzor Alzaibar, dirigente político del partido blanco, casado por segundas nupcias con Josefa Ramos, modista de la familia, con quien tuvo tres hijos Juan Carlos, Gregorio y Luis, los que fueron puestos pupilos para estudiar, en el Colegio San Carlos de Buenos aires.

                La narrativa familiar cuenta que Gregorio, un día encontró la puerta abierta y salió caminando hasta la esquina, cuando regresó, la puerta estaba cerrada con llave, lo que le valió la expulsión.        En 1919 se casó en Pehuajó con Eva Ferrín, uruguaya naturalizada argentina, reconocida maestra en nuestro medio con quien tuvo seis hijos: Juan José (Nené), Lía Josefina, Eduardo Oscar (Chiquito), Luis Elvio (Bocha), Gregorio Eugenio (Toto) y Matilde Elena (Chimbe).  

                 Llegó a Maipú en el año 1918  como escribiente de la Policía, y más tarde los radicales lo nombraron Secretario del Juzgado de Paz hasta que en 1930 los conservadores lo dejan cesante y abre el Cine-Teatro Jockey Club, desempeñándose como empresario cinematográfico durante trece años consecutivos, es así que en 1943 vende el cine al Sr. Drago, empresario de Gral. Madariaga.     Pasaron por este teatro las compañías capitalinas más famosas de ese entonces, tales como Pichirica, Luis Sandrini, Luisa Vehil, Blanca Podestá, Roberto Escalada entre otros.    

                Son famosas las historias de ese tiempo, "la función no comenzaba hasta que no llegara el Dr. Monti" (un entrañable amigo de la familia).     Si la película era buena, Don Gregorio se paraba a la salida para saludar al público, si era mala desaparecía.  Cuentan que un día puso en la cartelera "malísima, imposible verse" y el cine se llenó, porque pensaron que era una gracia de Alzaibar.

                 Amante de la música clásica, traía películas para disfrutar él y personas que invitaba, como las profesoras de música y los músicos de las orquestas y bandas.   Militó en el radicalismo y sus grandes amigos fueron conservadores.  Todos los días visitaba la farmacia de su amigo Eduardo Parisi, (un uruguayo conservador), desaparecía en tiempos de elecciones y volvía cuando éstas hubieran pasado.

                 Decía que no podía ser conservador porque los colorados del  Uruguay habían intentado matar a su padre.   Cuando apareció Perón se enamoró de su ideología.  Cuando el Sr. Almeida fue designado comisionado de Maipú, Don Gregorio fue Secretario Municipal y a la renuncia de Almeida quedó como Comisionado.

                Durante su gestión, se trajo la red de agua corriente, obra que fue inaugurada en 1946 por el Excelentísimo Presidente de la Nación Coronel Edelmiro Juan Farrell, (única vez que un presidente en ejercicio haya visitado nuestro pueblo).  Sobre este trascendente hecho se narra una graciosa anécdota, que dice que como las obras aún no estaban terminadas, se abrió una canilla conectada a una manguera.

                 En junio de 1947 un derrame cerebral lo deja hemipléjico del lado izquierdo y es trasladado a Bs. As.  Fue en ese mismo año, que por intereses mezquinos de sus propios partidarios, es acusado de malversación de fondos.    

                 A excepción de su hija Lía A. de Fahey, toda la familia se traslada a la Capital Federal, donde cada uno de ellos desarrolló su vida.  

                Don Gregorio vivió veintidós años postrado en una cama, con la resignación que le dio su inquebrantable fe cristiana, la atención abnegada de sus seres queridos, el humor y la gracia que caracterizó el brillo de su generosa personalidad, el  afecto de toda su familia y de los amigos maipuenses que nunca dejaron de visitarlo.    

                Murió a los 76 años, un 26 de agosto de 1969, acompañado de familiares y amigos que viajaron desde Maipú a despedirlo.     Dejó como herencia su generosidad, el sentido de familia, la alegría y la chispa de su fino humor, porque a no dudar, fue para todos los que lo trataron y conocieron, un "personaje inolvidable".                                                    


     (Donado a la Asociación Amigos del Museo Kakel Huincul por la Srta. Elena Fahey, nieta del Sr. Alzaibar.      Maipú: junio de 2009)


    Leave a Reply

    Un paseo por el Museo Kakel Huincul

    Canal El Amigo

    Pequeños relatos, cuentos y anécdotas que hacen a nuestra historia lugareña,a lo largo de los últimos años.